Familia de producto

Concepto

Freeline nace de la idea de la exigencia de reinventar la luz. Tradicionalmente, la iluminación y, por consiguiente, también la decoración de una habitación estaban siempre determinadas y limitadas por la posición del punto de luz. Freeline supera este reto y permite partir ante todo del diseño estético, para dejar, por consiguiente, la iluminación como última elección. De hecho, este sistema componible permite crear formas innovadoras, desvinculadas de la posición del punto de luz. En este marco, la iluminación se convierte en un elemento marcadamente decorativo pero también funcional: la luz se coloca donde resulta más cónsona y, al mismo tiempo, se puede variar también.

Freeline es un sistema modular, compuesto por barras de aluminio anodizado negro de distintas longitudes, fijadas entre sí, según el propio gusto, mediante mordazas. Los puntos de luz son de tres formas distintas: una esfera de vidrio soplado blanco satinado, un foco de aluminio negro con lente y un reflector de aluminio negro con difusor de metacrilato. Cada punto de luz es con LED y se suministra con longitudes distintas de cable. Los cables se ocultan en el interior de las barras. La alimentación se realiza mediante un driver remoto o con un driver, situado en el techo o directamente en la guía.