Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

De la sierra a Bogotà
Inspirado en la Sierra Nevada de Santa Marta, Chairama Spa se levanta como una propuesta de bienestar y salud, donde el poder del agua y de la naturaleza son los mejores aliados para lograr este objetivo. El diseño, a cargo del arquitecto Giancarlo Mazzanti, refleja estos conceptos en sus 2.000m2 de infraestructura.
Chairama, más conocido hoy por hoy como Pueblito, era el antiguo hogar de los tayronas y una de sus ciudades más importantes, donde el respeto por la naturaleza y el conocimiento del ser humano y su espiritualidad eran la base de esta milenaria cultura. Atraída por estos principios fundamentales, Claudia Elena Vásquez, empresaria y una de las dueñas del lugar, le apostó a un proyecto de Spa en donde el estudio de las propiedades del agua y su aplicación sobre el cuerpo se reflejen en un mejoramiento de la salud y la calidad de vida de quienes acuden a él. De la mano del arquitecto Giancarlo Mazzanti y de la interiorista Jimena Londoño, el proyecto debía reflejar esta filosofía a través de un recorrido ascendente que retoma los pisos térmicos de la Sierra Nevada, enriquecido con elementos inspirados en la región y plasmados por ejemplo en el mobiliario.


Inspiración
Concretar el concepto de Chariama en un diseño que cumpliera las expectativas de los dueños fue un reto interesante para Mazzanti. “La intención fue generar un lugar de relajación a través de la luz tenue, un lugar acogedor pero único, todo esto sin aislarnos de la ciudad. Esto se logró generando un velo compuesto de láminas perforadas que envuelve la fachada y que permite ver hacia el exterior y no ser visto, una máscara metálica de huecos amorfos, que se relaciona con las rocas de la Sierra. El cliente buscaba un lugar que se vinculara con las tradiciones y las condiciones de la Sierra Nevada de forma contemporánea, un lugar lleno de encanto y misterio, con la sabiduría de la tierra y las tradiciones curativas del lugar. En este sentido, el proyecto se pensó como un recorrido ascendente de sensaciones y tradiciones, que comienza por el agua para llegar hasta la nieve”, enfatiza Mazzanti.

El mundo Chairama
El ascenso se inicia en el mar. Cada nivel tiene representada en los muros la iconografía del piso térmico correspondiente. En este primer nivel la vegetación es coralina y allí aparece el mundo Chairama con su recepción, sala de espera, la tienda de productos sensoriales, el restaurante y la terraza, estos últimos con una capacidad para 70 personas. “Desde el primer piso y a lo largo de todo el edificio se vive toda la biodiversidad colombiana”, comenta Jimena Londoño, interiorista encargada del mobiliario, del manejo del color y de los accesorios de todo el proyecto. “Chairama es una caja contenedora de sensaciones, un refugio en medio de la ciudad, con una filosofía muy especial”, cuenta Jimena. Dadas las características de la actividad del Spa, el piso que se escogió debía cumplir con las más altas especificaciones de higiene. El color se fue por una aguamarina muy claro, calmado y evocador del mar. “El piso está hecho en unas resinas epóxicas 100% sólido, autonivelante y enriquecido con arenas de cuarzo pigmentadas en el color que habíamos escogido. Tiene muchas ventajas pues es antideslizante, antihongos, resistente y de fácil mantenimiento”, afirma Jimena.
Entrando a una zona más privada, se accede a los baños y a los vestieres, amplios y muy cómodos. Jugando con lo orgánico, las paredes de las duchas fueron revestidas en cristanac en tonos verdes.
Siguiendo el recorrido, se sube al segundo nivel. Allí aparece la diversidad de la selva. Este piso está dedicado a los tratamientos faciales y corporales y cuenta para ello con siete cabinas cada una con nombre especial, como Sie, que significa agua en el lenguaje muisca.
En el tercer nivel aparecen las “lagunas” de la Sierra, en este caso plasmadas en el circuito de hidroterapia que se implementó con siete duchas con diferentes características. En el mismo nivel se encuentra el flotarium una piscina de tratamiento con sales saturadas a la temperatura del cuerpo, el turco y el sauna, y la fuente de hielo.
El recorrido culmina en un cuarto nivel, en las cúspides de la Sierra. Allí está ubicado el salón de yoga y una terraza para pasar un momento agradable.

Y se hizo la luz
El papel que juegan la luz y la iluminación también es muy importante en este proyecto, creando efectos diversos y mágicos a lo largo del día. “La luz se manejó básicamente de dos formas. La primera a manera del velo que envuelve el edificio y que relaciona el exterior por partes, manteniendo la privacidad y reflejando la profundidad de la ciudad.
El segundo está basado en el reflejo de la luz en los vidrios serigrafiados, lo que permite ampliar la relación espacial”, comenta Mazzanti.

Colores y texturas
En línea con la filosofía de lo orgánico, de lo natural, se buscó tener elementos propios de la Sierra aplicados de manera gráfica y las telas y materiales y algunos objetos buscaron reflejarlos. Los arquitectos idearon una serie de siluetas y una explosión de color, retomando recursos de nuestra biodiversidad, pero también elementos geométricos de la tradición tayrona. El mobiliario se pensó en esta tendencia de tonos fuertes y de formas muy colombianas. La sala del primer piso por ejemplo, hace alusión a través de las telas de Maritel del Nogal, a las grandes formaciones de piedra de la Sierra Nevada de Santa Marta. Las chaises longues del segundo piso están revestidas de imágenes alusivas a la densa vegetación del bosque tropical. Las tumbonas de hidroterapia fueron seleccionadas por su forma evocadora de la tradición colombiana que aparece a lo largo del país y que recuerda a los abuelos costeños que pasan la tarde en la puerta de la casa.

En pleno corazón de la ciudad, se levanta Chairama, una propuesta de Spa que va más allá de una infraestructura e involucra en su diseño todo un concepto de bienestar y espiritualidad, inspirado en la Sierra Nevada de Santa Marta, un lugar milenario y mágico, bañado por más de 30 ríos que lo convierten en un inmenso Spa natural.

Client:

Chairama spa

Design team:

Mazzanti Arquitectos + Plan b: Arquitectos
Giancarlo Mazzanti Sierra + Felipe Mesa
Architects: Juan Manuel Gil, Maria Alejandra Perez, Jaime Borbón, Fernanda Maria Pizano

Project partners:

Construction company: Carlos Arturo Spain

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Productos utilizados

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Fotógrafo: Sergio Gomez

SPA Chairama de Mazzanti Arquitectos | Instalaciones Spa ×

Productos especificados

Fabricantes especificados