FILOSOFÍA

Nuestro hogar es nuestro refugio, siempre está ahí para acogernos, es el lugar donde más cómodos nos sentimos y al que siempre queremos volver. Nuestro hogar es también parte de nuestra identidad, a través de él nos expresamos y damos a nuestra gente lo mejor de nosotros mismos. Nuestro hogar surge de nuestra historia personal, es suma y síntesis de nuestras vivencias.

Una mezcla coyuntural de circunstancias, objetos, espacios, gustos y necesidades configura el carácter de nuestros hogares. La colección Sancal Hogar ofrece una cuidada selección de productos básicos y versátiles que se adaptará a tu personalidad.

Una parte central de nuestro hogar es nuestro sofá: un mueble voluminoso y de gran presencia que coloniza el espacio que habita. Sancal le exige dos cosas a esta fundamental pieza: belleza y comodidad; premisas extensibles al resto de nuestros productos.

Comodidad es evidente, porque buena parte de los momentos más plácidos de nuestro día a día los pasamos recostados en el sofá: películas y novelas inolvidables, nuestras mejores siestas, conversaciones interesantes y charlas intrascendentes, las más divertidas fiestas, nuestras mejores caricias… también algún mal rato… Sea como sea, esas horas que pasamos en nuestro sofá son irrenunciables, son homenajes cotidianos que nos merecemos.

Belleza como forma de expresión, como felicidad y armonía, belleza sin frivolidad, belleza como un cúmulo de sensaciones. La selección de Sancal Hogar integra productos bellos en si mismos, pero sobre todo, productos que aspiran a ser bellos en su contexto y su contexto es nuestro hogar; en él deben compartir el espacio con la obligación de ser generosos y no invadir ni alterar la belleza de otros objetos.

Nuestros hogares se convierten en espacios funcionales gracias a las prestaciones de los diseños que integramos en ellos, pero también podemos convertirlos en espacios relajados y dinámicos para que las personas que los habitan se puedan expresar, emocionar y crecer sin los corsés de las modas pasajeras.

TRAYECTORIA

A las puertas de La Transición, en Yecla comienza a tener fuerza un incipiente tejido industrial en torno al mueble. En este contexto de apogeo, un idealista, autodidacta y algo inconsciente Santiago Castaño Carpena, decide dejar un buen empleo para emprender un proyecto más personal: diseñar, fabricar y comercializar butacas y conjuntos modulares para hogares contemporáneos.

Muchas son las cosas que han pasado en nuestros más de 35 años de historia. Nos gustaría resumir esta experiencia a partir de sensaciones y recuerdos:

1973 - 1988
Juventud / Sueños / Inconformismo / Creatividad / Oficio / Artesanía / Esfuerzo / Perseverancia

1989 - 2006
Expansión / Tecnología / Capacidad / Marca / Reconocimiento / Internacionalización / Contract

2007…
Evolución / Cambio generacional / Reto / Reflexión / Expresividad / Placer / Futuro

… y siempre
Empresa familiar / Cultura del Diseño / Personalidad / Experiencia / Sensibilidad / Constancia / Compromiso / Tradición / Innovación / Accesibilidad / Diferenciación / Calidad / Servicio / Valor

Cuando pensamos en Sancal nos gusta hablar de proyecto porque esta aventura es mucho más que una simple empresa. El beneficio económico es el objetivo de cualquier negocio con una visión a largo plazo, no obstante, desarrollar el fabuloso potencial creativo de lo cotidiano y transgredir las fronteras del hábitat a través del diseño, también es un objetivo fundamental para Sancal.

El proyecto Sancal es un flujo continuo de ideas, por ello se trata de un proyecto inacabado que mantiene la ilusión y el inconformismo del primer día, y que, como proyecto familiar, desea prolongar su identidad en el tiempo.

A pesar de todos nuestros logros, tenemos la sensación de que todo está por hacer.